información técnica
Añadida el 18-11-2010
Criterios de selección de unidades condensadoraas
Los criterios de selección de unidades condensadoras se basan básicamente en la capacidad frigorífica necesaria y en el rango de aplicación de los equipos.

Los rangos de aplicación de los equipos suelen distinguirse en tres grandes rangos, a saber, baja temperatura, media temperatura y alta temperatura. Si bien hay definiciones más ajustadas que la que propondremos a continuación, a grosso modo aplicaciones de baja temperatura son donde las temperaturas de trabajo son menores a -20º C, media temperatura en el rango de -20 ºC a 0º C, y alta temperatura en aplicaciones sobre cero.

Básicamente los equipos difieren en los motocompresores y en los condensadores que se seleccionan en función de las mismas.

Respecto a los motocompresores, los fabricantes adoptan distintas soluciones específicas dependiendo de la aplicación, siendo las mayores diferencias mecánicas (entre otras) distintas medidas en los orificios de entrada y salida a los cilindros, diferencias en los diámetros de los pernos de pistón, etc.

Quizás conceptualmente desde el punto de vista de la aplicación, la diferencia más importante pasa por el diseño del motor eléctrico del motocompresor. Un compresor para uso en alta temperatura debe tener un motor mucho más potente que el que se usa para un compresor de igual desplazamiento que vaya a ser utilizado en una aplicación de baja temperatura, debido a que la potencia que se requiere para desplazar el gas refrigerante circulante en una aplicación de alta temperatura es mucho mayor.

Como contrapartida, el uso de un compresor de alta temperatura en una aplicación de baja temperatura trae aparejado el problema de que no habiendo suficiente gas en circulación, el motor se recalienta y esto puede afectar el barniz del bobinado del motor y eventualmente provocar una falla por cortocircuito entre espiras.

El otro grave problema muchas veces ignorado pasa por la degradación del aceite que literalmente se cocina y pierde su efecto lubricante. Ninguno de estos fenómenos aparecen del día a la noche y en general, como los síntomas son silenciosos, suelen pasar desapercibidos hasta la aparición de una falla destructiva.

Este problema suele ser mitigado con una técnica de inyección de líquido que adopta distintas formas dependiendo del diseño del compresor, pero que inevitablemente sacrifican algo del potencial rendimiento del motocompresor sin inyección de líquido. Las formas más eficientes en cuanto a la aplicación de dicha técnica se logran cuando la inyección de llíquido es controlada en función del sensado de temperatura del compresor

De los ejemplos típicos de este tipo de técnicas, podemos mencionar el sistema "Demand Cooling" que se utiliza con la línea de compresores semiherméticos Discus de Copeland, y la válvula de nyección de líquido con control termostático que incorporan los motocompresores tipo scroll de la línea ZF de Copeland.

Respecto a los condensadores, la capacidad de los mismos se adecua en función de la aplicación debido a que, a menor temperatura de aplicación, la cantidad de calor que debe ser cedido al ambiente es menor a pesar de que el calor aportado por el motor eléctrico va creciendo con lo cual el comportamiento no es lineal. En un futuro artículo técnico daremos más detalles sobre como calcular la capacidad necesaria de los condensadores en función de la temperatura de evaporación.